Hostel

Aprovechando los Martes con entradas rebajadas me invitaron a ver Hostel. Ahí más o menos, un poquito miedosa y medio sangrienta pero nada del otro mundo. Como cuatro pesonas no aguantaron y se fueron antes de acabarse.

Lo interesante fue ir a cine y comprobar que no por mucha plata se mejora la gente. Ruido de bolsas, gente llegando tarde, viejas chismoseando, celulares sonando y los tipicos "lo va a matar" nos demuestran que hay mucho montañero(a) en cine, sin importar de que marca son los jeans que tiene, varias veces estuve tentado a gritar: "No haga bulla, es que nunca ha venido a cine?, Montañero" como en los viejos Sábados de doble función en el Teatro Cabal de Santa Rosa, pero no habia nadie que me secundara en caso de una revuelta con palomitas de maíz.

Hay que mejorar los controles a la entrada, no puedo entrar mi comida pero si dejan entrar a gente como esa, me parece irónico.

Un cine donde se vaya a ver la película y un hipermercado sin gente que estorbe son dos de mis proyectos para mejorar el mundo.

Prefiero seguir alquilando las películas.

Comments:
no se donde esta usted, pero un supermercado si gente que estorbe es tan utópico como un cine sin desadaptados . . . ;D
 
Es muy violenta esa pelicula compadre
 
Esa pelicula es genial, me encanta como a la costumbre tarantinesca la violencia no es algo que se nos prepare para ver si no que viene en el momento mas inesperado.

Eso y los senos...
 
Publicar un comentario



<< Home